Bobby McFerrin

Durante décadas Bobby McFerrin ha roto todas las reglas. Ganador de 10 premios Grammy, ha difuminado la distinción entre la música pop y de arte, gozando con pies descalzos en las mejores salas de conciertos del mundo, explorando territorios vocales desconocidos, inspirando a toda una nueva generación de cantantes a capella y al movimiento beatbox. Su último disco, spirityouall, es una grabación llena de blues y emoción, un movimiento inesperado y rebelde de la industria de la música que redefinió el rol de la voz humana con su éxito a cappella “Don’t Worry, Be Happy”, sus colaboraciones con Yo-Yo Ma, Chick Corea y la Filarmónica de Viena, su improvisador coro Voicestra, y sus legendarias interpretaciones vocales en solitario.

Ha sido la más silenciosa y cortés de las revoluciones. Bobby McFerrin siempre fue una estrella del pop sinigual. Regresó tranquilamente a su propio viaje iconoclasta musical, improvisando en la televisión nacional, cantando melodías sin palabras, inventando piezas de forma espontánea para 60.000 cantantes de coro en un estadio de Alemania, ignorando los límites del género, desafiando todas las expectativas. La mayoría de la gente no sabe que Bobby vino de una familia de cantantes. El padre de Bobby, el barítono de la Metropolitan Opera, el Sr. Robert McFerrin dio la voz cantante de Sydney Poitier para la versión cinematográfica de Porgy & Bess, y su madre Sara fue una excelente soprano solista y maestra de voz. Bobby creció rodeado de música de todo tipo. Recuerda haber conducido con Beethoven en el estéreo a las tres, escondido bajo el piano mientras su padre y su madre entrenaban a jóvenes cantantes, bailando alrededor de la casa al ritmo de Louie Armstrong, Judy Garland, Etta Jones y Fred Astaire.

Comenzó a tocar el clarinete seriamente desde niño, pero comenzó su carrera musical como pianista, a la edad de 14 años.

Dirigió sus propios grupos de jazz, estudió composición, salió en tour con la banda the Ice Follies, tocó para clases de baile. Entonces un día estaba caminando a casa y de pronto comprendió que durante todo este tiempo había sido cantante.

La historia de Bobby como instrumentista y líder, es clave para entender su enfoque innovador para mapear la armonía y el ritmo (así como la melodía) con su voz. “No puedo cantar todo a la vez”, dice, “pero puedo insinuarlo para que la audiencia oiga lo que no canto”. Este espíritu pionero y virtuosismo ha sido como abrir un gran cielo lleno de nuevas opciones para cantantes; así como los experimentos de Bobby en el multi-tracking de su voz en (Don’t Worry, Be Happy que tiene siete pistas vocales separadas, más tracks vocales con over-dubb, su álbum de coros “VOCAbuLarieS” (con Roger Treece) tiene miles). Pero el virtuosismo no es el punto. “Intento no “actuar” en el escenario”, dice Bobby. “Intento cantar como canto en mi cocina, porque no puedo evitarlo. Quiero que el público salga del teatro y cante en sus propias cocinas a la mañana siguiente. Quiero llevar al público a la increíble sensación de alegría y libertad que obtengo cuando canto.”

CONTACTO

Dirección
Calle 28 Norte Mza 10, Lote 8,
Centro, 77710
Playa del Carmen, Q.R.

All the fields are required
ABRIR MAPA
CERRAR MAPA